Hepatitis – Datos Breves

  • Hay cinco diferentes tipos conocidos de hepatitis viral: A, B, C, D y E. Son provocados por diferentes virus. Todos los tipos de hepatitis causan inflamación en el hígado, pero son transmitidos de diferente manera.
  • En los Estados Unidos, los tipos más comunes de hepatitis viral son la hepatitis A, la hepatitis B, y la hepatitis C. En los Estados Unidos cerca de 4,000 nuevos casos de infecciones de hepatitis A ocurren cada año.
  • Aproximadamente 850,000 personas están viviendo con la infección de la hepatitis B.
  • Se estima que tres millones quinientos mil personas viven con la infección de la hepatitis C.
  • Muchas personas con hepatitis no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Si los síntomas ocurren, estos pueden incluir: fiebre, fatiga, pérdida del apetito, náusea, vómito, dolor abdominal, orina de color oscuro, heces color arcilla, dolor en las articulaciones, e ictericia. La hepatitis A puede durar desde unas cuantas semanas, hasta varios meses. La mayoría de las personas con hepatitis A se recuperarán. Sin embargo, aunque es muy raro, puede ocurrir la muerte.
  • La hepatitis A se contagia cuando una persona ingesta materia fecal que ha tenido contacto con objetos, alimentos o bebidas contaminadas por heces, o excremento de una persona con la enfermedad. Las epidemias de hepatitis A están ocurriendo en los Estados Unidos entra las personas que utilizan drogas, entre las personas que viven desamparadas, y entre los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.
  • La hepatitis B puede transmitirse por tener relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis B, y por compartir artículos personales tales como cepillos de dientes o rastrillos.
  • Las personas infectadas con hepatitis B y C pueden desarrollar una infección crónica que dura varios años. La infección crónica es una de las causas principales del cáncer de hígado.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son las causas principales del cáncer de hígado.
  • La hepatitis B y C pueden transferirse de la madre a su bebé.
  • La infección de la hepatitis B y C puede ocurrir por compartir jeringas y otro equipo que ha sido contaminado con sangre de una persona que tiene la enfermedad, o por lesiones provocadas por agujas en ámbito del cuidado de la salud.
  • Desde 1992, el suministro de sangre en los Estados Unidos ha sido examinado para detectar la hepatitis C, y la transmisión por medio de la transfusión y la donación de órganos ha sido virtualmente eliminada.
  • La hepatitis D, conocida como ‘hepatitis delta’, es poco común en los Estados Unidos. Solo ocurre en personas que están infectadas con la hepatitis B.
  • La hepatitis E usualmente se resuelve sin tratamientos médicos. Es más peligrosa en mujeres embarazadas que tienen más riesgo de padecer insuficiencia hepática y muerte. La hepatitis E no resulta en una infección crónica.
  • La hepatitis E es rara en los Estados Unidos. Se transmite por ingerir materia fecal y usualmente se asocia con suministros de agua contaminada en países con poca sanidad.
  • Hay vacunas disponibles para la hepatitis A y B.
  • No hay medicamentos para tratar la hepatitis A, la hepatitis B aguda y la hepatitis C aguda. Existe tratamientos para la hepatitis B crónica y la hepatitis C crónica.

Contact Information

Phone:
(702) 759-1000

Updated on: June 19, 2019