Sarampión (Rubéola)

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es un virus altamente contagioso que está presente en la mucosa de la nariz y de la garganta de una persona infectada. Puede contagiarse a otros al toser o estornudar. El virus del sarampión puede vivir hasta dos horas en el aire dónde la persona infectada tosió o estornudó. Si otras personas respiran el aire contaminado o tocan una superficie infectada, y después se tocan los ojos, la nariz o la boca, ellos pueden infectarse. El sarampión es tan contagioso que si una persona lo tiene hasta el 90 por ciento de las personas cerca a la persona infectada, que no son inmunes al virus, pueden infectarse.

Las personas infectadas pueden propagar el sarampión a otros por cuatro días antes hasta cuatro días después de que aparece el sarpullido.

Algunas personas pueden sufrir complicaciones severas, tales como neumonía (infección de los pulmones) y encefalitis (inflamación del cerebro). Pueden necesitar ser hospitalizados y pueden morir.

  • Hasta uno de cada veinte niños con sarampión desarrollan neumonía, la causa más común de muerte provocada por el sarampión en niños pequeños.
  • Alrededor de uno de cada mil niños que se contagian con sarampión puede desarrollar encefalitis (inflamación del cerebro) que puede provocar convulsiones y puede dejar al niño sordo o con una discapacidad intelectual.
  • Por cada mil niños que se contagian con sarampión, uno o dos mueren debido a la enfermedad.

El sarampión puede provocar que una mujer embarazada dé a luz prematuramente o que tenga un bebé de bajo de peso.

¿Cuáles son los síntomas del sarampión?

Los síntomas del sarampión típicamente aparecen cerca de los siete a catorce días después de que una persona ha sido expuesta, pero pueden tomarse hasta veintiún días. La enfermedad comienza con una fiebre alta, tos, escurrimiento nasal, ojos rojos/llorosos (conjuntivitis).

Dos o tres días después de que los síntomas comienzan pueden aparecer pequeñas manchas blancas dentro de la boca. Estas se conocen como manchas Koplik.

Tres a cinco días después de que los síntomas comienzan, sale un sarpullido. Usualmente comienza con manchas rojas y planas que aparecen en la línea del cabello y se propagan hacia abajo al cuello, torso, brazos, piernas y pies. También pueden aparecer pequeñas protuberancias sobre las manchas rojas y planas. Puede que las manchas se unan y se expandan de la cabeza al resto del cuerpo. Cuando el sarpullido aparece, la fiebre de la persona puede elevarse hasta más de 104° Fahrenheit.

¿Cómo se propaga el sarampión?

La mucosa en la nariz y la boca de una persona infectada contiene el virus del sarampión. Cuando una persona infectada estornuda o tose, gotas que contienen el virus pueden rociarse en el aire. Las gotas pueden caer directamente en la nariz o boca de otras personas cuando respiran.

El virus puede permanecer activo hasta dos horas en el aire o sobre superficies, y las manos de las personas pueden transferir el virus a su nariz o garganta de una superficie contaminada (manijas de las puertas, mostradores, teclados, llaves del agua).

El virus puede propagarse por una persona con sarampión desde cuatro días antes de que comience la erupción, hasta cuatro días después de que ha aparecido.

¿Cómo se diagnostica el sarampión?

Antes, el diagnóstico del sarampión se basaba principalmente en los signos y síntomas de una persona infectada. Como las vacunas hicieron que el sarampión fuera algo poco común en los Estados Unidos, ahora se recomienda una prueba de sangre.

¿Quién está en riesgo de contraer el sarampión?

  • Los niños menores de doce meses de edad que son muy pequeños para recibir la vacuna
  • Las personas que nacieron en o antes de 1957 que no han sido vacunadas, y a las que no les ha dado sarampión
  • Las personas que fueron vacunadas antes del primer año de edad

¿Puede prevenirse el sarampión?

  • Vacune a los niños en las edades apropiadas, recibiendo la primera vacuna entre los doce y quince meses de edad y la segunda entre los cuatro y seis años.
  • Las personas expuestas al sarampión deben revisar su cartilla de vacunación o consultar a un médico, o a su departamento de salud local, para ver si necesitan una vacuna de protección.
  • Las personas con sarampión deben separarse de personas que no son inmunes a la enfermedad. Esto incluye la exclusión en lugares públicos como centros de cuidado infantil, escuelas o empleos.

¿Es segura la vacuna del sarampión?

La vacuna del sarampión tiene un excelente historial de seguridad. Sin embargo, las personas con sistemas inmunológicos débiles deben recibir la vacuna solo después de consultar con su médico.

Los niños con fiebres altas deben retrasar sus vacunas hasta que se hayan recuperado. Las mujeres que están embarazadas o que consideran embarazarse en los próximos tres meses deben posponer el recibir la vacuna.

¿Por qué alguien que ha sido vacunado puede aún contagiarse de sarampión?

La vacuna del sarampión es altamente efectiva, sin embargo, algunas personas pueden no estar adecuadamente protegidas. Las recomendaciones para la vacunación contra el sarampión pueden variar dependiendo de su edad, ocupación o estado de salud. Para obtener información adicional, visite la página de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) Vacuna del Sarampión, Paperas, y Rubeóla (MMR, por sus siglas en inglés): Lo que todos deben saber.

¿Dónde puede obtener más información?

Comuníquese con su médico o con la Oficina de Epidemiología y Supervisión de Enfermedades del Distrito de Salud del Sur de Nevada llamando al (702) 759-1300.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen información en su página Web. Visite las páginas de los CDC Acerca del Sarampión y Complicaciones del Sarampión

Contact Information

Phone:
(702) 759-1000

Updated on: June 25, 2019