El envenenamiento por plomo ocurre cuando se acumula mucho plomo en el cuerpo.

El plomo es un elemento metálico que también puede ser absorbido por el cuerpo, principalmente a través de los pulmones y el estómago. Generalmente, el envenenamiento por plomo ocurre lentamente como resultado de la acumulación gradual de plomo en los huesos y tejidos luego de una exposición reiterada.

Es importante tener en cuenta que los niños pequeños absorben el plomo con mucha más facilidad y rapidez que los adultos. El sistema nervioso en desarrollo de los niños pequeños es más susceptible a los efectos adversos del plomo. Los bebés en gestación son susceptibles a los efectos adversos del plomo cuando atraviesa la placenta durante el embarazo.

Sin embargo, el envenenamiento por plomo puede afectar a casi todos los sistemas del cuerpo. Puede provocar discapacidades de aprendizaje, problemas de conducta y en niveles muy altos, convulsiones, coma e incluso la muerte.

El plomo aparece como un carcinógeno conocido (una sustancia cancerígena) en el inventario de emisiones tóxicas de la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA).