Todos los organismos vivos, incluso los pescados, pueden tener parásitos. Los parásitos aparecen de forma natural, no por contaminación. Son comunes en el pescado, como los son los insectos en la frutas y verduras. Los parásitos se destruyen durante el proceso de cocción y por lo tanto, no presentan una inquietud para la salud en los pescados bien cocidos.

Los parásitos son una inquietud cuando los consumidores comen pescado crudo, poco cocido o con bajos niveles de conservación, tales como sashimi, sushi o ceviche. El congelamiento, como lo exige el reglamento de 2010, destruye todos los parásitos que pueda haber.